47 años de aportes - Margarita Cedeño

Juan Bosch escribió y disertó varias veces sobre los orígenes del PLD, que según él, no se remontan al 15 de diciembre de 1973, sino al 1939, año en el que inició la etapa política de su vida al dejar iniciados los trabajos para hacer realidad la propuesta que le hiciera el doctor Enrique Cotubanamá Henríquez – hijo de Francisco Henríquez y Carvajal – para la conformación del Partido Revolucionario Dominicano, con el propósito fundamental de formar hombres con una idea clara de la política como ciencia y como arte, con métodos precisos y una base ideológica o doctrinaria que guiara el accionar de todos los miembros de la incipiente organización política.

Como ya sabemos, el devenir de la historía le impediría al profesor Bosch construir un Partido Revolucionario Dominicano que orientara su accionar político en base a métodos de trabajo construídos a partir de las profundas raíces sociológicas a las que aspiraba en un principio, pero le permitiría perfeccionar sus ideas y construir la organización política más innovadora y con características únicas en toda América Latina y El Caribe, una verdadera disrupción en el desarrollo político de los pueblos de esta región.

Con sus ideas,  Juan Bosch renunció a la desorganización política y social del PRD para conformar una organización con hombres y mujeres con desarrollo político y conocimiento de los problemas del país. El resultado fue el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el partido político con mayor tradición y aportes de calidad al desarrollo de la República Dominicana.

La convicción de que los partidos políticos eran relativamente pasajeros por no aplicar métodos de trabajo en sus actividades, le llevó a desarrollar una organización donde la calidad atrajera la cantidad, aplicando sus capacidades magisteriales a la creación de los Círculos de Estudios y a la aplicación de la unificación de criterios.

No hay dudas de que el modelo de partido creado por el profesor Bosch es digno de estudio, y aunque ya no funcionaría igual en una sociedad de la información y la comunicación, de la inmediatez y el espectáculo, como la que hoy conocemos, los principios y fundamentos sobre los que se construyó la marca peledeísta aplican hoy tanto o más que ayer.

La idea de formar una masa de hombres y mujeres con un elevado sentido de la administración de la cosa pública en beneficio del país, para completar la obra de Duarte, de Los Trinitarios y de los Restauradores, permanece como la piedra fundamental del compromiso de los peledeístas con la sociedad.

La calidad del PLD y sus credenciales para ejercer la función pública están garantizadas. Antes de llegar al ejercicio del poder, el PLD obtuvo de Juan Bosch y de sus métodos, los conocimientos necesarios para hacer realidad la obra de Gobierno más trascedental de la historia dominicana, durante 20 de los últimos 24 años. Ahora, la experiencia de los peledeístas y su vocación de servicio exitoso durante 16 años consecutivos de ejercicio efectivo del poder, es la carta de presentación más importante para futuros comicios.

La nueva generación de peledeístas constituye el talento humano más capacitado y comprometido que ha conocido el país, con amplios conocimientos de la administración pública, de la economía (aún en tiempos de crisis), de lo social, de la geopolítica y las relaciones internacionales, en fin, de lo que se requiere para hacer buen gobierno. Ese es uno de los mayores aportes del PLD en 47 años: una República Dominicana cuatro veces más grande, fruto de dominicanos y dominicanas que saben gobernar bien y para la gente.

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño fue la primera mujer del Partido de la Liberación Dominicana que ostentó el cargo de Vicepresidenta de la República Dominicana. Entre sus logros, destaca su aporte y compromiso con las políticas sociales. Lideró el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales de la República Dominicana e impulsó una eficiente estrategia de salida de la pobreza conocida como Progresando con Solidaridad.