El rol de los medios en el cierre de la brecha de género - Margarita Cedeño

Históricamente y alrededor del mundo, las mujeres han sido subrepresentadas en los distintos medios de comunicación. Esto queda evidenciado en un artículo reciente de la revista de negocios Harvard Business Review, donde se identificó que las mujeres aparecen como protagonistas en solamente un cuarto del total de las noticias de televisión, radio y prensa a nivel global. Se trata de una realidad que no exime a la República Dominicana, considerando que la mayoría de los periódicos, canales audiovisuales y programas de entretenimiento son dirigidos por hombres. 

En ese sentido, llama la atención el hallazgo del Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP), el más extenso estudio longitudinal sobre el género en los medios de comunicación del mundo, en el que se identificó que, de 22.000 artículos analizados en 2015, las mujeres en Latinoamérica fueron cubiertas como protagonistas en solamente un 24% de las noticias. 

Se trata de una problemática multifactorial que no solo se limita a la participación de la mujer, sino que también se evidencia a través de la distorsión del rol de la mujer en la sociedad a través de un estereotipo machista. Una realidad evidente desde los medios tradicionales hasta las redes sociales, donde se suelen perpetuar estereotipos de género nocivos y representaciones negativas de las mujeres, especialmente en países como el nuestro, provocando que existan menos oportunidades para que una mujer ejerza roles con mayor complejidad y liderazgo.  

Sobre esta representación errada de la mujer, el informe del GMMP evidencia que la cobertura mediática de América Latina reproduce desigualdad de género a través de  representaciones de roles tradicionales de la mujer, mediante “calificativos estereotipados y ligados a su rol de cuidado en la casa y en su relación familiar”. Claramente, no podemos cerrar los ojos ante estos estereotipos que se siguen proliferando a diario en los medios de comunicación y que tienen un impacto cultural determinante. 

Esta subrepresentación y perpetuación de roles negativos influyen enormemente en las percepciones e ideas sobre la identidad de las niñas y las mujeres en nuestra sociedad; esto debido a la connotación aspiracional que tienen los medios masivos en los individuos que lo consumen. En ese sentido, la visión inclusiva y de equidad a la hora de crear el contenido gana una relevancia irrefutable en aras de cerrar la brecha de género en los medios de comunicación. 

Para lograrlo, el contenido en valores debe prevalecer. Ante esto, el respeto, la igualdad y la responsabilidad deben ser los grandes pilares éticos sobre los que repose esa responsabilidad social que deben garantizar los medios en la lucha contra la violencia y discriminación hacia la mujer. Motivados por esta razón, durante nuestra gestión, hicimos grandes esfuerzos en promover los valores en los medios de comunicación y crear espacios inclusivos; el programa de televisión “Tiempo Solidario” y el proyecto “Música Urbana por los Valores” son claros ejemplos de ello. 

Sin embargo, alcanzar la meta amerita de la participación de todos. En ese tenor, en el marco del Día Mundial de la Televisión, aprovecho para hacer un llamado a los medios de comunicación, para que desde sus espacios contribuyan a un cambio positivo en la forma como representan a la mujer en nuestro país. 

Necesitamos destacar más las grandes contribuciones de la mujer dominicana en el desarrollo de nuestro país y celebrar con entusiasmo los logros de cada una de ellas. Debemos representar de manera equitativa y acertada el rol de la mujer en nuestra sociedad. Claramente, solo con la participación y el compromiso de todos lograremos alcanzar una completa y real igualdad de género. 

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño fue la primera mujer del Partido de la Liberación Dominicana que ostentó el cargo de Vicepresidenta de la República Dominicana. Entre sus logros, destaca su aporte y compromiso con las políticas sociales. Lideró el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales de la República Dominicana e impulsó una eficiente estrategia de salida de la pobreza conocida como Progresando con Solidaridad.