Políticas de re-entrenamiento - Margarita Cedeño

Poco a poco se reabre la economía y nos encausamos de nuevo hacia el desarrollo económico. Hay que dar gracias por el rol extraordinario que han jugado los dominicanos en el exterior para apoyar nuestra economía, ya que las remesas familiares han compensado gran parte de la caída del turismo, una de las locomotoras que impulsan nuestro país.

Pero con la reapertura de la economía se hace necesario volver a la mesa del diseño de las políticas públicas para el entrenamiento de la población para retornar al mercado de trabajo. Es una prioridad para el país, especialmente para el sector privado, espacio donde se generan los empleos. ¿Qué significa esto? Se hace necesario la implementación de incubadoras, el fortalecimiento de los centros de emprendimiento, proveer las facilidades financieras y las condiciones necesarias para que los trabajadores, especialmente los que no han podido recuperar los empleos, puedan aprovechar el tiempo formándose y adoptando nuevas capacidades.

La Organización Internacional del Trabajo ha publicado un interesante informe que reconoce el impacto de la pandemia del COVID-19 en el desempleo y el aumento del número de empleos de baja calidad. La pandemia aún persiste como una amenaza a la salud y seguridad de los empleados, pero también ha profundizado las serias desigualdades económicas y sociales que persisten en la sociedad. Como respuesta, la OIT propone la formulación y adaptación de las políticas nacionales de educación, entrenamiento, re-entrenamiento y programas vocacionales, como respuesta a los nuevos requerimientos que hacen falta para la recuperación y la reconstrucción de la economía.

Las consultas nacionales son sustanciales para este propósito, tal y como ha hecho el Instituto Nacional de Formación Técnico-Profesional (INFOTEP), pero a la vez, cualquier estrategia debe responder a la visión de futuro planteada en la Estrategia Nacional de Desarrollo, que debe revisarse a la luz de los acontecimientos generados por la pandemia.

La pandemia ha generado grandes retos, pero a la vez, nos ha dejado oportunidades. La prevalencia de la inteligencia artificial, la automatización, la robótica, la transformación digital y el internet de las cosas, son solo algunos de los temas que merecen nuestra atención, porque se han convertido en catalizadores de los espacios de trabajo. La perspectiva es que para el 2030, la inteligencia artificial sea parte esencial del 70% de los empleos, generando 13 trillones de dólares a la economía.

No hay tiempo que perder para preparar a todos los sectores de la economía para responder a estos grandes retos. El enfoque debe estar centrado en la provisión de más empleos decentes a los dominicanos y las dominicanas, examinando el potencial socioeconómico de cada sector y las necesarias inversiones para potenciar aquellos que tienen más perspectivas de crecimiento.

El entrenamiento de los ciudadanos para el mercado de trabajo es una responsabilidad de todos los sectores y, en particular, es una tarea que también debe abordarse desde la protección social, como se hizo en su momento desde Progresando con Solidaridad. El desarrollo del talento de nuestro pueblo definirá el fortalecimiento necesario para asegurar el futuro de nuestro país.

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño fue la primera mujer del Partido de la Liberación Dominicana que ostentó el cargo de Vicepresidenta de la República Dominicana. Entre sus logros, destaca su aporte y compromiso con las políticas sociales. Lideró el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales de la República Dominicana e impulsó una eficiente estrategia de salida de la pobreza conocida como Progresando con Solidaridad.