Triunfo de la democracia - Listín Diario - Margarita Cedeño

El proceso electo­ral que hemos vi­vido ha sido el más difícil, inten­so, extraño, atípi­co y retador en lo que va del siglo XXI. No ha sido fácil pa­ra ninguno de los partidos en­frentarse a tantos certáme­nes electorales consecutivos, a la vez que nos tuvimos que adaptar para afrontar la rea­lidad de una pandemia sin precedentes en la historia de la humanidad. El sistema de partidos de nuestro país le de­be una disculpa a los ciudada­nos, por tantos meses de in­certidumbre, de situaciones difíciles que, muy probable­mente, generaron animad­versión y crisparon los ánimos de los ciudadanos.

Nos queda la satisfacción de que la ciudadanía se ex­presó con madurez y civismo, que se manifestó la voluntad popular y que, aunque hoy es adversa a nosotros, la deci­sión soberana deja evidencia de una sociedad que ha avan­zado y que ha dejado atrás los fantasmas de los procesos electorales.

Para las autoridades que cumplimos con nuestro de­ber y que ahora asumiremos nuevos retos, las reglas de la democracia nos motivan a ponernos a disposición de las nuevas autoridades, para ase­gurar una transición pacífica y en orden, de forma que dis­pongan de las informaciones pertinentes para tomar las mejores decisiones del país.

Para los que nos manten­dremos activamente en la po­lítica, especialmente desde el Partido de la Liberación Do­minicana, ha llegado la hora de reflexionar y evaluar nues­tras faltas, acoger con humil­dad la decisión de los votantes y emprender el camino largo, pero necesario, de la intros­pección, para recuperar el fa­vor del pueblo y conectar una vez más con los anhelos y los sueños de los dominicanos y las dominicanas. Para las au­toridades entrantes, es impor­tante reconocer los avances institucionales que ha logrado el país en los últimos 16 años. Aunque diferimos en la visión de cómo deben abordarse los asuntos del Estado, coin­cidimos en la importancia de respetar y hacer respetar los principios que deben regir a la administración pública, sobre todo la continuidad de lo que se ha hecho bien, de lo que funciona y que la gente aspira se pueda preservar.

Para la población en gene­ral, llega el momento de man­tenerse alertas y vigilantes, tanto o más como antes. Ha sido siempre nuestra aspira­ción que la sociedad domini­cana eleve su conciencia po­lítica, aunque nos perjudique a nosotros mismos. Ese sentir fue el que llevó a Juan Bosch a la política y a crear el partido más organizado y con la base ideológica más profunda de toda América Latina. Nos toca trabajar para retomar ese ca­mino. La prueba más impor­tante de que hemos avanzado como sociedad es la entrega ordenada y transparente del poder, cuando las urnas re­flejan la voluntad irrevocable del pueblo dominicano. En las elecciones del pasado do­mingo 5 de julio ganó la de­mocracia, porque todo el país reconoce un resultado inequí­voco, que ha sido acogido por la dirigencia política nacional sin presiones y sin mayor di­lación. Eso fortalece nuestra vocación democrática.

Ahora nos toca seguir tra­bajando por perfeccionar y mejorar nuestro sistema polí­tico, por fortalecer a los parti­dos y que vuelvan a ser reco­nocidos como entes justos y representativos de una socie­dad que necesita de sus insti­tuciones, hoy más que nunca. Vamos a trabajar con ahín­co y con mucho corazón, por nuestra patria, nuestro gran proyecto común.

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño

Margarita Cedeño fue la primera mujer del Partido de la Liberación Dominicana que ostentó el cargo de Vicepresidenta de la República Dominicana. Entre sus logros, destaca su aporte y compromiso con las políticas sociales. Lideró el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales de la República Dominicana e impulsó una eficiente estrategia de salida de la pobreza conocida como Progresando con Solidaridad.